Mi perro tiene miedo a los ruidos fuertes

mi perro tiene miedo a los petardos

En Veterinaria Pamplona sabemos que no es de extrañar conocer un perro al cual le dan miedo los ruidos fuertes, como pueden ser las tormentas, los fuegos artificiales o los disparos.

Este miedo es un mecanismo de adaptación que ayuda a tu mascota a no confrontar impulsos o estímulos que podrían poner en peligro su vida.

Pero cuando este miedo se ve intensificado de manera desproporcionada y no se adapta al nivel de reacción con el nivel del estímulo, entendemos que nuestra mascota tiene una fobia.

Esta fobia puede surgir de:

-Herencia: está demostrado que el miedo puede ser heredado genéticamente en un 40 o 50% de las veces.

-Sensibilización: en estos casos, los animales no se habitúan al estímulo, si no todo lo contrario, se vuelven sensibles a ellos, derivando en la fobia, ya sea por factores ambientales o del propio individuo.

-Poca socialización: mientras el animal está en su periodo de socialización es cuando nosotros tenemos que mostrar al cachorro el mayor número de estímulos posibles para que se vaya habituando a ellos. Eso sí, debe de realizarse poco a poco puesto que si nos pasamos podemos llegar al extremo de la sensibilización, en la que el cachorro desarrollaría una fobia o miedo por nuestra culpa.

-Experiencia traumática: nuestras mascotas también pueden sufrir un episodio traumático a partir del cual asocie ese estímulo al miedo que sintió, como puede ser de ejemplo que paseando por determinada zona tirasen un petardo y que ya no quiera pasear por esa zona o se sienta intranquilo.

Otra particularidad de las fobias es la aparición de ansiedad anticipatoria. La mascota asocia estímulos diferentes al que provoca su fobia, por lo consecuente empieza a sentir una ansiedad previa a que pase ningún estímulo puesto que lo asocia a su fobia.

Por ejemplo, si ha vivido una mala experiencia por la noche con fuegos artificiales, puede, al día siguiente al caer la noche empezar a sentirse nervioso, jadear, tener babeo o taquicardia puesto que piensa que va a volver a producirse el momento traumático.

perro asustado tormentas

El pronóstico de las fobias y problemas de este tipo no suelen ser muy buenos, dada la respuesta propia de la exposición a estos estímulos.

Aunque no por ello es imposible mejorar la situación. Se pueden intentar técnicas como desensibilizar o contracondicionar al cachorro. Se trata de mostrar al animal niveles bajos del estímulo que le provoca miedo, pero esta vez asociándolo a juguetes, comida o caricias de mamera progresiva.

Debemos estimularlo poco a poco, puesto que si vamos demasiado deprisa podemos volver al punto inicial con la fobia. Viene bien tener a mano un spray de feromonas o un collar de estas que le ayuden a relajarse y que la experiencia sea más cómoda para él.

Pero, ¿y si estamos en plena época de tormentas o de fiestas con fuegos artificiales?

Entonces, al no haber tiempo de realizar una acomodación progresiva, lo ideal es crear un refugio en el que el animal pueda acudir y refugiarse, en donde colocaremos feromonas e incluso ansiolíticos si fuese necesario. Este refugio debe estar condicionado de manera positiva antes de que el animal deba usarlo.

Por ejemplo, no podemos pretender que el perro acuda a una habitación en la que no ha estado nunca a refugiarse, dado que no lo asociará con un lugar seguro para él.

En cambio, deberemos haber creado un entorno seguro para nuestro animal previamente. Puedes utilizar desde un transportín a una caja de cartón con una manta…Siempre y cuando lo hayas positivizado previamente, mediante comida, juegos, juguetes…Utiliza un difusor de feromonas allí e intenta amortiguar el ruido lo máximo posible, bajando las persianas, poniendo música que le guste a tu mascota…

Si ves que el miedo de tu mascota es demasiado elevado, puedes consultar con un veterinario a ver si se le puede dar un fármaco ansiolítico durante el periodo que duren los estímulos negativos (fiestas, tormentas…). Eso sí, te recomendamos que no utilices fenotiacinas puesto que aumentan la ansiedad y percepción de tu mascota aunque disminuyan su posibilidad de moverse.

Y otra posibilidad que ahorraría la angustia de la mascota sería llevarlo a otro lugar en el que no esté expuesto al estímulo negativo, como llevarlo a casa de algún familiar mientras duren las fiestas.

Esperamos que estos consejos ayuden a hacer más fáciles esos momentos de estrés de tu perro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies